Una nueva etapa en mi vida

Indice del capítulo: En la federación de Atletismo

Poco antes de la Olimpiada de Montreal, en 1976, una conversación con el Presidente de la Federación Española de Atletismo, Rafael Cavero, provocó otro cambio en mi vida. Yo era entonces el seleccionador de atletismo de todas las categorías en la Escuela Deportiva de Tajamar.

Cavero me dijo un día:

—Lázaro, ¿estarías dispuesto a trabajar algunas horas con nosotros?

Accedí, en el tiempo que me dejaba libre mi trabajo en Tajamar. Y así es como pronto comencé a acudir a varios mítines internacionales. Después me nombraron responsable de medio fondo y fondo para la Olimpiada de Montreal. A continuación pasé a responsable de martillo y categorías menores, y estuve en el cargo diez años. Aquel trabajo me gustaba mucho. Me daba la oportunidad de tratar con muchas personas y de promocionar a jóvenes deportistas de toda España.

Tuve que viajar a diversas reuniones de atletismo internacional, sobre todo los veranos, atendiendo atletas en Holanda, Checoslovaquia, Alemania, Finlandia, etc. Fue una época muy intensa de mi vida. Pude cambiar de vivienda por fin, y llevar a mis padres a Moratalaz, donde me compré un piso. Viajé mucho y traté con mucha gente de lugares muy diversos.