Menú principal

Confianza plena

Indice: Memoria del beato Josemaría

PREGUNTA: Vd., además, ha gozado de esa libertad, responsabilidad y confianza, como colaborador inmediato del Fundador del Opus Dei a partir de los años cincuenta.

Comprobé la confianza plena que daba a sus colaboradores desde el primer momento. No se molestaba por las equivocaciones, pero nos hacía luchar contra la rutina o el conformismo: exigía espíritu sobrenatural, concentración, pensar en el bien de las almas, y acabar los trabajos con la persuasión de que al Señor no se le pueden ofrecer chapuzas.

Me subrayó que no debía realizar mi tarea con miras humanas y mucho menos para agradarle a él, porque habría perdido el tiempo. Por eso, me repetía que no tuviese inconveniente en hacer todas las sugerencias o indicaciones que se me ocurriesen. De otra parte, me daba las gracias expresamente cuando le prestaba incluso los servicios más pequeños, como abrir un paquete, traer unos papeles o buscar unos documentos. Se palpaba que era un agradecimiento sincero y sentido, no unas palabras manidas o protocolarias.

Creó a su alrededor un auténtico clima de confianza, porque los miembros del Opus Dei -enseñaba- no pueden tener miedo a nada ni a nadie, ni a Dios, porque es nuestro Padre. Y añadía: tener miedo a los Directores o al Padre es una tentación que hay que rechazar inmediatamente.

En la Sede Central, durante años vivieron -en estrechez- centenares de personas; a veces, Mons. Escrivá de Balaguer se encontraba con alguien que no residía ni trabajaba habitualmente allí. Cuando el interesado trataba de darle una explicación, "Padre, estoy aquí porque...", le cortaba con cariño: no me des explicaciones, hijo mío. Ésta es tu casa, y tengo la más absoluta confianza en que estarás cumpliendo tu deber.

Con una prudencia verdaderamente sobrenatural, inculcó el gobierno a base de confianza, es decir: no dudar de la rectitud de intención de los demás, de su buena voluntad, de la responsabilidad en el cumplimiento de su función; orientar a cada uno para que tome las decisiones personalmente, sin atosigar por una vigilancia que robe libertad; y corregir a su tiempo, cuando hay equivocaciones. Mi experiencia es que se trabajaba muy a gusto junto al Fundador del Opus Dei.

 

Artículos relacionados

 
--- --- ---