Dejaba huella

 

Índice: José María Somoano. En los comienzos del Opus Dei

"Durante aquel tiempo, en los cursos 1933 y 1934 -recuerda Angel Vegas, hermano de José María Vegas- formé parte de las Conferencias de San Vicente de Paúl. Nos reuníamos un grupo de universitarios todos los sábados a las cuatro de la tarde en un local de la calle de la Verónica. Visitábamos, por lo general, a personas que vivían en los suburbios de Madrid, en poblados de chabolas o en casas pobres del Puente de Vallecas. Hoy es difícil hacerse una idea de la indigencia y la miseria que padecían aquellas pobres gentes: la suciedad, el abandono, y la ignorancia religiosa llegaban a límites insospechados, junto a un fuerte rechazo de todo lo religioso.

El grupo estaba formado por unos diez o doce chicos, muchos de ellos estudiantes de ingeniería que eran parientes o amigos entre sí. Había varios que eran hermanos, como en mi caso: a mí me llevó mi hermano Alfredo y yo llevé a mis amigos los hermanos Jesús y Guillermo Gesta y Piquer. Jesús Gesta ingresó poco después en los hermanos de San Juan de Dios, y murió mártir. Ha sido beatificado recientemente. Su hermano, Guillermo, se ordenó sacerdote más tarde.

Pero había un chico que me llamaba poderosamente la atención. Estudiaba ingeniería de Caminos, tenía mucho prestigio humano e intelectual y se comportaba de un modo verdaderamente ejemplar en aquella tarea que realizábamos con las gentes necesitadas. Me sorprendía, porque era uno de los alumnos más brillantes de la Escuela, y al mismo tiempo una persona muy tratable y sencilla; muy inteligente, alegre, culto, simpático, amable, y sobre todo -esto es lo que me llamaba la atención- profundamente humilde, de una humildad extraordinaria, que dejaba huella. Se llamaba Alvaro del Portillo.

No he escrito esta frase al azar. Alvaro dejaba huella. Una huella de cariño, de bondad, de Amor de Dios. Por eso no me extrañó cuando supe que pocos meses después, en julio de 1935, había pedido la admisión en el Opus Dei; ni cuando me enteré que había recibido la ordenación sacerdotal, el 25 de junio de 1944". .