La guerra civil

 

Indice: Las buenas amistades

Durante el verano de 1936 estalló la guerra civil española, que dividió al país en dos bandos irreconciliables y marcó un hito sombrío en la historia de las persecuciones contra la Iglesia. Sólo en un día, el 25 de julio, fiesta del Apóstol Santiago, fueron asesinados 95 eclesiásticos en toda España. Y en el mes de agosto la barbarie anticlerical se apoderó de las calles y pueblos: se cometieron 2.077 asesinatos -unos 70 al día- contra religiosos, religiosas y sacerdotes.

Varios años antes, don Josemaría y don Pedro habían conversado sobre el clima antireligioso que cobraba cada vez más fuerza en la vida del país. Concluyeron su conversación comentando que si los mataban a causa de la fe su amistad se haría aún más fuerte en el Cielo.

No fue un presentimiento vano. En la mañana del 28 de julio de 1936, en uno de los primeros días de la guerra, moría mártir el Padre Poveda.