Don Vicente Somoano

 

Índice: José María Somoano. En los comienzos del Opus Dei

"En aquellos primeros años del siglo -recuerda Cristina Somoano- cuando nació mi hermano José María, mis padres contaban con bastantes bienes de fortuna y llevaban una vida sosegada y placentera. Durante el verano solían pasar muchas horas en una huerta que teníamos cerca de casa. En el otoño salían a pasear por las cuatro carreteras que confluyen en el pueblo, que en aquel tiempo estaban casi desiertas: sólo se veían, de tarde en tarde, los carros-correo, y aquellas viejas carretas del pan con los varales forrados de blanco y alguna que otra diligencia... En invierno subían por la falda de la montaña y contemplaban las puestas de sol sobre los Picos de Europa, cuando las nieves adquieren tonos nacarados a la luz del atardecer. Durante la primavera caminaban por el campo: mi madre volvía siempre a casa con ramitos de acacia, azahar, tomillo, mimosa...".

"Otras tardes —añade Julio Somoano— después de trabajar en el juzgado, mi padre acudía a algunas de las tertulias del pueblo, como la que se organizaba en Casa Tereñes o en Casa Pepito; o se acercaba al Café Español,donde se comentaba todo lo que sucedía en el país".

Cuando nació José María los contertulios de toda España tenían un tema obligado de conversación: los grandiosos festejos con los que se había celebrado en Madrid la Jura de Alfonso XIII, con corridas de toros, obras de teatro y ese nuevo deporte extranjero que llamaban foot-ball... El rey había cumplido dieciséis años, y con su mayoría de edad acababa -¡por fin!- la más larga de las regencias españolas.

* * *

"Mi padre no tenía ninguna filiación política —explica Víctor Somoano— quizá a causa de la función que desempeñaba, pero era de un talante más bien liberal, con un liberalismo acorde al de los intelectuales de su tiempo".

"Sí —asiente Cristina—, era un liberal en el sentido más noble del término: sereno, abierto, comprensivo, respetuoso con todos... Nunca le oí levantar la voz. Y era muy culto". "Tenía alma de poeta -añade Julio- y le gustaba componer poemas para recitarlos en algunas fechas señaladas. Recuerdo aquel poema que le compuso a mi madre con motivo de su aniversario:

¿Te acuerdas? Hoy se cumple
el año veintitrés de nuestra boda
aquel cinco de junio que he grabado
con señal indeleble en mi memoria.
Esa fecha feliz, que el alma mía
recuerda con placer, amada esposa...".