Penitencia. Surco

978. Nuestro Señor Jesús lo quiere: es preciso seguirle de cerca. No hay otro camino. Esa es la obra del Espíritu Santo en cada alma - en la tuya- : sé dócil, no opongas obstáculos a Dios, hasta que haga de tu pobre carne un Crucifijo.


979. Si la palabra amor sale muchas veces de la boca, sin estar respaldada con pequeños sacrificios, llega a cansar.


980. Desde todos los puntos de vista, es de una importancia extraordinaria la mortificación.
- Por razones humanas, pues el que no sabe dominarse a sí mismo jamás influirá positivamente en los demás, y el ambiente le vencerá , en cuanto halague sus gustos personales: será un hombre sin energía, incapaz de un esfuerzo grande cuando sea necesario.
- Por razones divinas: ¿no te parece justo que, con estos pequeños actos, demostremos nuestro amor y acatamiento al que todo lo dio por nosotros?


981. El espíritu de mortificación, más que como una manifestación de Amor, brota como una de sus consecuencias. Si fallas en esas pequeñas pruebas, reconócelo, flaquea tu amor al Amor.


982. ¿No te has fijado en que las almas mortificadas, por su sencillez, hasta en este mundo gozan más de las cosas buenas?


983. Sin mortificación, no hay felicidad en la tierra.


984. Cuando te decidas a ser mortificado, mejorará tu vida interior y serás mucho más fecundo.


985. No lo debemos olvidar: en todas las actividades humanas, tiene que haber hombres y mujeres con la Cruz de Cristo en sus vidas y en sus obras, alzada, visible, reparadora; símbolo de la paz, de la alegría; símbolo de la Redención, de la unidad del género humano, del amor que Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, la Trinidad Beatísima ha tenido y sigue teniendo a la humanidad.


986. "¿No se reirá , Padre, si le digo que - hace unos días- me sorprendí ofreciéndole al Señor, de una manera espontánea, el sacrificio de tiempo que me suponía tener que arreglar, a uno de mis pequeños, un juguete descompuesto?"
- No me sonrío, gozo!: porque, con ese Amor, se ocupa Dios de recomponer nuestros desperfectos.


987. Sé mortificado, pero no ramplón ni amargado. - Sé recogido, pero no encogido.


988. Un día sin mortificación es un día perdido, porque no nos hemos negado, no hemos vivido el holocausto.


989. ¿No has contrariado, alguna vez, en algo, tus gustos, tus caprichos? - Mira que Quien te lo pide está enclavado en una Cruz - sufriendo en todos sus sentidos y potencias- , y una corona de espinas cubre su cabeza... por ti.


990. Te presentas como un teórico formidable... - Pero no cedes ni en menudencias insignificantes! - No creo en ese espíritu tuyo de mortificación!


991. Cuidar las cosas pequeñas supone una mortificación constante, camino para hacer más agradable la vida a los demás.


992. Prefiero las virtudes a las austeridades, dice con otras palabras Yavé al pueblo escogido, que se engaña con ciertas formalidades externas.
Por eso hemos de cultivar la penitencia y la mortificación, como muestras verdaderas de amor a Dios y al prójimo.


993. En la meditación, la Pasión de Cristo sale del marco frío de la historia o de la piadosa consideración, para presentarse delante de los ojos, terrible, agobiadora, cruel, sangrante..., llena de Amor.
- Y se siente que el pecado no se reduce a una pequeña "falta de ortografía": es crucificar, desgarrar a martillazos las manos y los pies del Hijo de Dios, y hacerle saltar el corazón.


994. Si de veras deseas ser alma penitente - penitente y alegre- , debes defender, por encima de todo, tus tiempos diarios de oración - de oración íntima, generosa, prolongada- , y has de procurar que esos tiempos no sean a salto de mata, sino a hora fija, siempre que te resulte posible. No cedas en estos detalles.
Sé esclavo de este culto cotidiano a Dios, y te aseguro que te sentirás constantemente alegre.


995. El cristiano triunfa siempre desde la Cruz, desde su propia renuncia, porque deja que actúe la Omnipotencia divina.


996. Cuando recuerdes tu vida pasada, pasada sin pena ni gloria, considera cuánto tiempo has perdido y cómo lo puedes recuperar: con penitencia y con mayor entrega.


997. Al pensar en todo lo de tu vida que se quedará sin valor, por no haberlo ofrecido a Dios, deberías sentirte avaro: ansioso de recogerlo todo, también de no desaprovechar ningún dolor. - Porque, si el dolor acompaña a la criatura, ¿qué es sino necedad el desperdiciarlo?


998. ¿Tienes espíritu de oposición, de contradicción?... Bien: ejercítalo en oponerte, en contradecirte a ti mismo!


999. Mientras descansa la Sagrada Familia, se aparece el Angel a José , para que huyan a Egipto. María y José toman al Niño y emprenden el camino sin demora. No se rebelan, no se excusan, no esperan a que termine la noche...: di a Nuestra Madre Santa María y a Nuestro Padre y Señor San José que deseamos amar prontamente toda la penitencia pasiva.


1000. Escribo este número para que tú y yo acabemos el libro sonriendo, y se queden tranquilos los benditos lectores que, por simplicidad o por malicia, buscaron la cábala en los 999 puntos de Camino.